La tabla periódica

Solapas principales

La tabla periódica ordena los elementos según número atómico creciente, comenzando por la parte superior izquierda.  Los elementos situados en la misma columna (grupo) tienen propiedades similares.  Por ejemplo, el grupo 1 engloba los metales alcalinos (litio, sodio, potasio, rubidio y cesio), todos ellos buenos conductores del calor y la electricidad, presentan una violenta reacción con el agua.  El grupo 2 está formado por los metales alcalinotérreos (berilio, magnesio, calcio, estroncio, bario y radio).  Los elementos del grupo 17 se denominan halógenos (flúor, cloro, bromo y yodo) y los del grupo 18 gases nobles (Helio, neon, argon, kripton, xenon y radon).


Es habitual dividir los elementos en dos grandes categorías denominadas metales y no metales.  A temperatura ambiente todos los metales son sólidos (con excepción del mercurio), son buenos conductores del calor y la electricidad y pueden ser estirados en láminas e hilos, propiedades que son conocidas como maleable y dúctil.
Los no metales se sitúan en la parte derecha de la tabla periódica, algunos son gases (oxígeno, nitrógeno, cloro), el bromo es líquido y los sólidos presentan una importante fragilidad (azufre, fósforo).
Entre ambos grupos existe un reducido número de elementos con propiedades intermedias, llamados metaloides (boro, silicio, germanio, arsénico, antimonio, teluro, polonio y astato)